Consejos para lavar cortinas verticales sin quitarlas

lavar-cortinas

Las cortinas verticales son sistemas sencillos, minimalistas y elegantes para vestir las ventanas de cualquier estancia. Aunque tradicionalmente se asociaban a escaparates o lugares de trabajo, sus múltiples ventajas las han convertido en la alternativa perfecta para quien busca algo distinto a los estores enrollables o las persianas venecianas en su salón, habitación o cualquier otro espacio del hogar. Un aspecto decisivo es, además su larga vida útil y la posibilidad de regular la entrada de luz, el poco esfuerzo que supone lavar cortinas verticales.

Con el paso de tiempo, como es lógico, la tela se llena de polvo y suciedad, especialmente en estancias donde hay fumadores, niños pequeños o mascotas. Pero, en el caso de las cortinas verticales, lograr que vuelvan a lucir como el primer día no es complicado. Prestando atención a los siguientes consejos sobre cómo lavar cortinas verticales, lo lograremos fácilmente sin necesidad de descolgarlas del techo.

Antes de comenzar, lo más importante de todo: leer las indicaciones que acompañan a las cortinas. A menos que estas indiquen lo contrario, deberemos limpiarlas a mano. Las cortinas verticales no pueden lavarse en lavadoras y tampoco introducirse en la secadora.

La mejor opción para evitar que acumulen demasiado polvo es el aspirado en seco de manera periódica. Lo haremos de arriba abajo para evitar dañar los tejidos y mecanismos. Primeramente, pasaremos el aspirador cuando las cortinas estén completamente cerradas. A continuación, abriendo las las lamas, eliminaremos la suciedad de la otra cara.

Al ser de tela, también podemos emplear productos para tapicería o esponjas especiales, así como paños húmedos y bayetas de microfibra.

Aunque las cortinas estén excesivamente manchadas, como comentamos antes, siempre descartaremos la opción de la lavadora. Y si con los consejos apuntados no son suficientes para eliminarlas, tendremos que descolgarlas y sumergirlas en una bañera con jabón y agua tibia, dejándolas a remojo durante un tiempo. Ayudándonos de una esponja y una toalla, las enjuagaremos y secaremos un poco. Después podremos colgarlas, aunque estén algo húmedas, y terminarán de secarse solas, sin dejar rastro de arrugas.

Cómo lavar cortinas tipo estor y persianas venecianas sin descolgar

En el caso de las persianas venecianas, el proceso será muy similar al comentado para lavar cortinas verticales. Igual que a las anteriores, también podemos pasarles la aspiradora para evitar que acumulen demasiado polvo.

Pero si lo que buscamos es una limpieza más a fondo, los guantes de algodón o el papel de cocina húmedo son dos opciones válidas y con las que las dejaremos perfectas sin demasiados esfuerzos. También podemos emplear aerosoles. Eso sí, siempre y cuando nuestras venecianas sean de aluminio o PVC. Para las persianas de madera lo mejor es realizar toda la limpieza en seco, y así evitaremos manchas y un deterioro acelerado del material.

Por otra parte, los estores enrollables debemos limpiarlos,  en primer lugar, con un paño húmedo y totalmente recogidos. De manera progresiva iremos bajando el tejido y limpiando cada trozo nuevo de tela. Una vez lo hayamos realizado por un lado, repetiremos el proceso por la otra cara.

Así que… la próxima vez que entre la luz por vuestras ventanas, lo hará a través de unas cortinas, estores o persianas venecianas impecables. Lograrlo, como habéis visto, no requiere de demasiado tiempo ni de grandes esfuerzos. ¡No hay excusas!

Autor: pauloventura

Desarrollo de producto y mercado Market and product development

Deja un comentario